imagen destacada sobre embudo de ventas

Embudo de ventas: qué es y por qué lo necesitas

 

Si eres un profesional autónomo o empresario, tu negocio debe contar, sí o sí, con un embudo de ventas.

Quizás estés comenzando en el mundo digital y seas un profesional de alguna de sus áreas (SEO, Community Manager o Diseñador Web, entre otras) y has visto que es imprescindible saber montar un embudo de ventas para tener un negocio rentable.

O quizás quieres saber cómo montar un embudo de ventas porque tu estrategia digital está fallando y no estás obteniendo los beneficios que necesitas para que tu negocio prospere.

Incluso, puede ser que seas dueño de un negocio físico y hayas visto que el mundo online está lleno de oportunidades que se pueden transportar al mundo offline y has oído que eso del embudo de ventas es lo que necesitas para captar nuevos clientes.

Sea cual sea tu caso, este artículo es para ti.

Tal y como sucede con el marketing de contenidos, el embudo de ventas o funnel de ventas se ha convertido en otro de los conceptos estrella del marketing digital en los últimos años.

Su protagonismo no es para menos, ya tener un embudo de ventas eficaz es la diferencia entre tener un negocio rentable o un negocio con pérdidas (tanto de dinero como de tiempo).

 

     Embudo de ventas: definición

 

Un embudo de ventas, (también llamado funnel de ventas, embudo de conversión o funnel de conversión) es el camino que recorre alguien desde que se topa con un contenido o producto de una marca o un negocio hasta que se realiza una venta.

A través de dicho embudo, la persona en cuestión pasa de tener un primer contacto con el negocio o marca a convertirse en un cliente de la misma.

El embudo de ventas se puede aplicar a todo tipo de negocios: servicios, productos e incluso infoproductos.

Recibe el nombre de embudo porque no todos los que comienzan el embudo lo terminan. El número de personas que atraviesan el recorrido se va estrechando, como en un embudo.

El embudo de ventas se llama así precisamente porque no todos los desconocidos que entran en él acaban convirtiéndose en clientes. Muchos se pierden por el camino.

 

    Introducción a los funnels de ventas

 

Empecemos con una metáfora.

Imagina que eres el dueño de una librería. Tienes tu negocio físico y alguien se acerca al escaparate y observa los libros que estás mostrando. Esta es la parte más alta del funnel: quien se acerca no te conoce a ti ni a tus productos.

Esta persona pasa un tiempo en el escaparate, mirando las cubiertas.

Le llama la atención un par de títulos y decide entrar. Perfecto, está avanzando en el embudo.

Camina hacia los títulos y toma en su mano un par de ellos. Pasea su vista por la portada y luego por la contraportada. Abre los libros, mira el índice. Divaga a través del primer capítulo.  Escoge un título y va al mostrador. Paga el libro, le regalas un marcapáginas y se marcha. Y ahí está, la parte más baja del embudo: la compra.

Obviamente, no todos los que entran en la librería van a comprar. Otros, se pondrán a ojear libros pero tampoco comprarán. Sólo unos pocos se llevarán algo.

Lo mismo ocurre en un funnel de ventas.

Veamos este ejemplo, ahora aplicado a un embudo de ventas real.

Alguien, a través de una búsqueda orgánica en Google, se topa con tu blog. Comienza a leerlo, salta de artículo en artículo y adquiere un lead magnet que le ofreces. Entra a tu lista de suscriptores y, a través de una serie de emails, se pone en contacto contigo para adquirir tus servicios.

Has pasado de ser un absoluto desconocido para él a ser la persona que tiene la solución para su problema.

Con este ejemplo ya te habrá quedado claro el poder que tiene un embudo de ventas: convertir a desconocidos en clientes.

Y, como ves, el punto central de tu embudo de ventas es el cliente: cada una de las etapas debe ir orientada hacia sus necesidades y hacia su comportamiento.

 

      Buyer Persona

 

El nombre de “embudo de ventas” no debe confundirte. De hecho, la mayor parte del embudo no trata sobre el producto que tú quieres vender.

Se trata de tu cliente. 

Al fin y al cabo, para vender necesitas clientes y, si los quieres, tienes que atraerlos a través de una estrategia online. Y para eso está el funnel de ventas.

Esto implica un conocimiento profundo de tu buyer persona o cliente ideal, tanto o más de lo que él se conoce a sí mismo.

Cuando conoces el problema de la persona a la que te estás dirigiendo, creas contenido para atraer a ese potencial cliente. Después de un tiempo, tu potencial cliente ya te conoce y, finalmente, le ofreces ese producto que necesita para resolver el problema.

Entonces, es cuando ocurre la “magia” y conviertes a esa persona, para la que empezaste siendo un desconocido, en un cliente.

Y todo esto ocurrirá, únicamente, si fijas a tu buyer persona en el centro de tu estrategia digital.

Sin embargo, llegar ahí requiere bastante trabajo y lo primero que tiene que pasar es que el futuro cliente sea consciente de que existes.

Construir un embudo de ventas es un proceso arduo y requiere una visión estratégica, es decir, fijar unos objetivos y poner en marcha tácticas para conseguir que la parte baja del embudo, al final de la travesía, sea lo más ancha posible. 

Tu misión será, precisamente esta: convertir al mayor número de personas posibles para que lleguen al final del embudo.

Como habrás notado, conseguir clientes no es fácil. Ni siquiera es fácil llenar tus redes sociales de seguidores. No se trata de publicar infografías bonitas y que llamen a tu teléfono todos los días.

Si todo fuese tan fácil como que alguien visita tu sitio web y te contrata por tus servicios o compra tus productos, el marketing no existiría.

Pero la realidad es que tienen que pasar muchas cosas para que alguien te compre: debes ser visible, destacar entre la multitud y, una vez conseguido esto, trazar una estrategia para ser escogido como la mejor solución para el problema de tu cliente. 

Y una vez que tu cliente te ha comprado, debes fidelizarlo para que siga comprándote.

 

     Beneficios de un embudo de ventas

 

Ya sabes que el beneficio principal de un embudo de ventas es la posibilidad de transformar a desconocidos en clientes.

Sin embargo, también existen otros beneficios al construir un embudo de ventas eficaz, los cuales ayudarán a impulsar tu marca y tu negocio.

  • Incremento de la confianza y la autoridad. A medida que un desconocido o un lead va atravesando el embudo, su confianza en ti aumenta y es más probable que te compre. Al saber más de ti, al interactuar con tus contenidos de alto valor, ganas autoridad.

De hecho, la autoridad es una de las razones más poderosas para que alguien te compre. ¿Por qué compra la gente móviles a Apple? ¿Porque son los mejores del mercado, o por la autoridad que han construido en torno a ellos?

Piensa en la ropa que usas, en la marca de las zapatillas deportivas que usas, en los supermercados en los que sueles hacer la compra… ¿lo haces por las características de los productos que te ofrecen o por la autoridad que proyectan?

Es muy difícil vender si no te construyes como autoridad o no generas confianza.

  • Automatización. La automatización significa la planificación y posterior programación de ciertas acciones que te permiten ser más productivo y no tener que malgastar tiempo llevando a cabo ciertas tareas.

Por ejemplo, cuando planificas y programas una serie de emails a través de una estrategia email marketing, lo haces en un día determinado para que esos emails se entreguen en una fecha específica sin que tengas que estar presente.

Lo mismo sucede si estás usando publicidad online.

Son tareas automatizadas, porque las programas y “trabajan” por ti.

Tanto los anuncios como el email marketing te permiten estar en contacto con potenciales clientes sin que tú tengas que estar delante de un ordenador.

  • Audiencia de calidad. Cuando una persona deja su contacto a cambio de un lead magnet significa que está interesada en lo que haces. Cuando alguien, a través de un anuncio en Google o Facebook, visita tu página web, es porque se siente atraído hacia lo que ofreces.

Los embudos de ventas nos brindan la oportunidad de focalizarnos únicamente en las personas interesadas en nuestro mensaje. Por supuesto, anteriormente deberíamos haber dedicado tiempo a construir nuestro propio buyer persona.

Como consecuencia, el embudo de ventas se comporta como un filtro: no deja pasar a personas que no nos interesan y nos permite optimizar nuestros esfuerzos.

  • Medición y optimización de nuestra estrategia. Lo maravilloso de las etapas del embudo de ventas es que nos permiten vislumbrar en qué estamos fallando y, de esa manera, corregir nuestra estrategia y optimizarla.

Volviendo a los ejemplos: imagina que tienes muchas visitas a un artículo de tu blog que ofrece un lead magnet, pero nadie lo descarga. Aquí pueden pasar dos cosas: que tu artículo sea tan poco interesante que a nadie le interesa el lead magnet que ofreces, o que tu lead magnet no esté alineado con el artículo que has escrito.

En este caso, sabes que el error se encuentra en la parte superior del embudo y que, si no eres capaz de captar a tus usuarios vía lead magnet, es difícil que algún día lleguen a comprarte.

Por tanto, debes revisar qué es lo que estás haciendo mal en esta parte del embudo para que no se te atasque y optimizarla para que realmente funcione y consigas suscriptores.

Detectar dónde se pierden tus potenciales clientes te ayudará a entender dónde están los pasos equivocados que estás dando. Si no analizas esto, no podrás optimizar tu embudo y las partes inferiores se harán más estrechas y, por tanto, perderás más clientes.

Con esto, lo que debe quedarte claro es que está siempre en tu mano determinar la forma en que un usuario se mueve dentro de tu funnel y si tu funnel convierte o no. 

 

       Claves para crear un funnel de ventas que sí convierta

 

Conseguir que un desconocido se convierta en un cliente es un arte que sólo se consigue a través de una serie de factores imprescindibles en la construcción de un embudo de ventas.

Estos factores son los siguientes:

  • Definición correcta del Buyer Persona. Antes de publicar contenido, antes de ponerte a escribir emails, recuerda que debes haber definido prioritariamente a quién te quieres dirigir.

Como he apuntado antes, teniendo claro quién es nuestro buyer persona, ahorrarás esfuerzos atrayendo a tu embudo de ventas a las personas que no quieres o que, simplemente, no están interesadas en lo que ofreces.

Para definir a tu buyer persona, piensa en sus intereses, qué es lo que le inquieta, cuál es su comportamiento, etc.

  • Estrategia SEO. Está íntimamente relacionada con el buyer persona. Piensa cuáles son las palabras clave por las que quieres que te encuentren y crea contenido en torno a ellas.

No lo hagas sólo en blogs: tus infografías, que luego puedes compartir en redes sociales, también debe girar en torno a estas palabras clave.

Recuerda que las palabras clave son las palabras que introducen los usuarios en buscadores. De hecho, un buen análisis de palabras clave te ayudará a saber qué es lo que buscan los usuarios, cuáles son sus problemas y así podrás escribir un contenido útil para ellos.

En resumen, si usas las palabras clave que usa tu buyer persona, conseguirás atraer tráfico cualificado a tus artículos.

  • Diseño web. La parte ancha del embudo suele estar protagonizada por la visita a un artículo de tu web. Sin embargo, si el diseño no es lo suficientemente óptimo para la experiencia del usuario, es probable que este no realice ninguna acción y se acabe marchando.

Ligado a esto, no olvides usar un diseño responsive. Google penaliza a las webs que no usan un diseño adaptado a dispositivos móvil y, por esta razón, no les permite posicionar en primeros puestos.

Y recuerda que, si te destierran a la segunda página del buscador de Google, el destierro, con casi toda probabilidad, será eterno.

  • Apuesta por una estrategia de marketing de contenidos. O, al revés: no te pongas a publicar contenidos sin unos objetivos prefijados.

Piensa cuáles van a ser tus contenidos y a través de qué canales piensas difundirlos. Reflexiona también sobre los objetivos que persigues a través de esos contenidos.

  • Publicidad online. La competencia en internet es feroz. La democratización del uso de las redes sociales no te asegura que te puedas posicionar dentro de una red social sólo a base de contenido de calidad.

Por ello, apostar por la publicidad online te otorgará visibilidad. Si, además, esa publicidad online la realizas a través de las redes sociales, su capacidad de segmentación te permitirá llegar a tu buyer persona, multiplicando la efectividad del mensaje que estás lanzando.

Apostar por la publicidad online, hoy en día, no es una opción. 

Por supuesto, úsala a la vez que cuidas tu estrategia de contenidos. No sirve de nada llevar a un usuario a una página web con un diseño estrepitoso y unos artículos aburridos.

Los contenidos orgánicos y la publicidad online son complementarios, no excluyentes.

  • Un buen lead magnet que convierta a desconocidos en suscriptores. El lead magnet va a ser un punto central de la travesía del embudo de ventas, por lo que debes pensar a fondo qué es lo que puedes ofrecer y lo que necesita tu buyer persona.

Recuerda que la característica del lead magnet es que es gratuito, resuelve un problema o necesidad de nuestro buyer persona y, a cambio de ofrecérselo, tomamos sus datos para seguir aportándole valor a través de nuestros correos.

Tipos de lead magnets hay muchos y estos variarán, dependiendo de lo que puedas ofrecer y del tipo de necesidad de tu cliente ideal.

Entre los más básicos (instantáneos, diría yo), encontramos ebooks, plantillas, guías, checklists, etc. hasta otros más sofisticados como pueden ser congresos online, masterclass, webinars, consultorías o auditorías.

  • Estrategia de email marketing. Al igual que la publicación de contenido en redes sociales, el email marketing te permite estar conectado con tu público objetivo y presente en su mente.

Y todo esto sin tener que dedicar tu tiempo a pulsar el botón “enviar email”.

Además, a través de los correos, puedes informarles de algún lanzamiento que tenga lugar en tu negocio, dirigir tráfico (otra vez, cualificado), a tu blog o invitarles a alguna red social donde publiques contenido.

  • Crea una squeeze page para captar clientes. Una squeeze page es una página destinada, únicamente, a conseguir el correo de un potencial cliente para enviarle campañas de email marketing.

Si bien puedes incluir un lead magnet dentro de un artículo, también puedes incluirlo en una squeeze page y promocionarla orgánicamente o mediante medios de pago.

  • Crea una landing page. La landing page o página de ventas está orientada a vender un producto o un servicio.

Tienes que trabajar textos persuasivos y el diseño muy concienzudamente para que convierta y tenga ventas.

La landing page, obviamente, formaría parte de la parte final del embudo de ventas, cuando el usuario te conoce, te has ganado su confianza y eres una autoridad para él.

      El embudo de ventas y la temperatura del tráfico: frío, caliente y templado

Antes de comenzar a explicar el funcionamiento del embudo de ventas y qué tipo de contenidos se necesitan para cada etapa del funnel, es necesario que comprendas que existen diferentes temperaturas del tráfico. 

Estas dependerán de lo preparado (o no) que esté un cliente para comprar.

Entender esto te guiará a la hora de preparar los diferentes tipos de contenido y mensajes dirigidos a aquellas personas que se acercan a tus contenidos:

  • Tráfico frío

Es la fase más difícil, donde las personas son menos susceptibles a la venta.

El tráfico frío está formado por usuarios que no te conocen, que nunca han oído hablar de ti y a los que, obviamente, no puedes llegarles con un mensaje de ventas.

Es el tipo de tráfico que aterriza en tu web a través de una búsqueda orgánica en Google o que te ve en un anuncio de Instagram.

¿Significa que debes renunciar a dirigirte a este tipo de personas? No, sólo que tienes que usar una estrategia de contenidos diferente, debes educarlos para que sean conscientes de su problema.

Es importante que el contenido y la información que les brindes sea de valor. Esto lo puedes hacer a través de una guía, de vídeos o de un post en tu blog.

Pero recuerda: no es el momento de ofrecer ningún mensaje de venta. Es el momento de regalar contenido. 

  • Tráfico templado

Es la etapa de consideración: se da cuando ya nos conocen, conocen a qué nos dedicamos, pero aún no están preparados para comprarnos.

A este tipo de tráfico podemos ofrecerle un lead magnet para iniciar una estrategia de email marketing con él, o, también, un producto, pero a muy bajo coste.

También es el momento de ofrecer lead magnets más sofisticados, como masterclass o webinars.

  • Tráfico caliente

Es el tráfico que te ha comprado y que tiene probabilidades de comprarte en el futuro.

Aquí ya no es necesario informar al tráfico de que somos la solución a su problema, porque ya lo sabe. Nuestro objetivo, por el contrario, es fidelizarlo,  profundizar sus lazos con nuestra marca y que nos siga comprando.

 

      Etapas de un embudo de ventas

 

Llegamos, por fin, al momento más importante del artículo, las etapas del embudo de conversión. 

Ya sabes para qué sirve un embudo de ventas, cuáles son sus beneficios y las claves para conseguir un embudo de ventas exitoso. También sabes que existen diferentes temperaturas del tráfico y que cada una necesita un mensaje diferente.

Ahora conocerás cada una de sus etapas y, lo más importante, qué pasos debes dar en cada una de ellas.

Conocerlas e identificarlas es esencial, porque de ello dependerá tu éxito o fracaso en tu elaboración del embudo de ventas.

Asimismo, cada etapa del funnel de ventas representa un nivel de consciencia del usuario que lo está atravesando, que va desde el desconocimiento hasta la venta.

 

     Etapas del embudo de ventas: TOFU, MOFU Y BOFU

 

  • TOFU (top of the funnel)

Es la parte alta del embudo de ventas. En esta fase queda completamente descartada la venta: tus posibles clientes aún no te conocen, quizás ni son conscientes de que tienen un problema y no representas ninguna autoridad para ellos.

En otras palabras, todo el tráfico que entra por la parte alta es tráfico frío.

Aquí tienes dos problemas que debes solventar: ayudar a tu cliente a reconocer su problema (si es que aún lo desconoce) y comenzar a ganar autoridad ante él.

También es importante la manera en que tu cliente ideal entra a tu funnel, porque va a condicionar tu relación con él.

Por ejemplo, si llega a través de una búsqueda orgánica a través de Google, eso significa que has conseguido posicionar un artículo y te da autoridad.

Cuando tienes relevancia y autoridad, los clientes son más propensos a entrar en tu funnel y tienes más posibilidades de conseguir una conversión.

Para que entiendas cómo se traslada todo esto a la práctica, tal y como te prometí quiero aterrizar con un ejemplo personal: voy a contarte cómo descubrí Freshly Cosmetics.

Por cierto, si quieres estudiar en profundidad y analizar un caso de éxito del marketing de contenidos y email marketing en un negocio relacionado con la cosmética, te recomiendo esta marca.

También te advierto que son los reyes del retargeting, así que cuidado con dejar una compra a medias, porque te asediarán con publicidad durante un buen tiempo.

Empiezo con mi  historia.

A pesar de haber dejado la pubertad atrás, aún tengo problemas de piel grasa.

Antes de la cuarentena, estuve buscando alguna solución para disminuir granos escribí en Google “tratamiento para piel grasa”.

Me fui al enlace de Freshly y di click.

Aterricé en un artículo de blog y comencé a leer.

Si te fijas, la primera línea va directa hacia el buyer persona (en este caso yo) y se nota, a simple vista, que Freshly tiene estudiado los puntos de dolor de su cliente ideal.

El título es impecable.

Es corto, directo y, en sólo dos frases, presenta el problema y la solución, en este caso, el tratamiento para dejar de tener la piel grasa.

Si seguimos leyendo las primeras líneas, vemos que el comienzo del texto ataca todos los puntos de dolor del buyer persona. Aterriza en problemas específicos como puntos negros, brillos y poros dilatados.

 

 

A continuación, te da esperanzas y te dice que es posible, pero sólo si usas el método adecuado.

El artículo se para en los detalles, muestra imágenes y un contenido visual atractivo, con un diseño impecable.

El resto del artículo trata las razones de la piel grasa, lo que estás haciendo mal, el tratamiento correcto y por último, sólo por último, Freshly te ofrece su producto.

 

 

Y aunque ofrece su producto, el texto ya te ha aportado valor porque conoces el origen de la piel grasa y el tratamiento que debes seguir. Estará en ti o no comprar agua micelar y sérum, pero ya tienes más información y te han educado.

Además, usando con picardía técnicas persuasivas, te ofrecen un descuento del 15% a cambio de dejar tu contacto. Es rápido y se hace en sólo dos clicks. Es su lead magnet.

Para la primera etapa del funnel, lo que más nos interesa es la parte del blog.

Freshly usa este contenido para posicionarse como una marca con autoridad, porque conoce las pautas para que tengas un rostro limpio, libre de granitos y puntos negros.

Lo hace sin incitarte a la compra desde el primer momento. ¿Qué harías si Freshly te bombardea con anuncios sin conocer esta marca? Huirías de la página, porque tú no has entrado con una intención de compra, lo único que querías era solucionar tu problema de piel grasa. 

Ahora bien, si te fijas, llegué al blog de Freshly porque tengo un problema y uso el buscador de Google para solucionarlo. Introduzco unas palabras en Google y aterrizo en su página.

Pero… ¿qué ocurre si nuestro buyer persona no es consciente de su problema? En este caso no introducirá unas palabras clave en el buscador. ¿Qué puedes hacer?

Seguro que has vivido esta situación: estás navegando por facebook y, de repente, un anuncio te llama la atención. Haces click y vas de una página a otra, consumiendo información y contenido de valor. Y todo por un click.

Al final, te ofrecen un lead magnet, dejas tus datos y ya estás inmerso en una campaña de email marketing.

A partir de una buena segmentación en Facebook o Instagram Ads (y te aseguro que se puede segmentar muy bien porque, como sabes, Facebook te conoce mejor que tú mismo), puedes llegar a conectar con personas que, no sólo no te conocen, sino que no sabían que les interesaba lo que les ofreces.

Te pongo como ejemplo esta publicidad de Siteground. Más sencilla no puede ser.

 

 

 

Saben que me muevo por LinkedIn y me ofrecen un ebook con beneficios relacionados con el uso de esta plataforma.

Si doy click al enlace (este anuncio no está bien planteado porque debería tener una llamada de atención -CTA- abajo, pero eso es otro tema), me lleva a una squeeze page para dejar mi contacto.

Si lo hago, comenzará una campaña de email marketing por parte de SiteGround.

No me intentan vender nada, sólo educarme con su contenido. Podría haber sido un enlace a un artículo de su blog, pero prefirieron obsequiarme con un pdf. Un pdf que me es útil porque uso LinkedIn.

¿Cuál es la enseñanza que puedes extraer de todo esto? Que no debes dejar a un lado ni el lado orgánico del marketing digital ni la publicidad online en el inicio del embudo de ventas. 

Ambos son complementarios y un funnel de ventas eficaz, que convierta, se nutre de los dos.

¿Qué tipo de contenidos puedes usar en esta parte del embudo de ventas?

Pueden ser publicaciones en tus redes sociales, vídeo nuggets, artículos de tu blog, guías e infografías.

También se menciona la posibilidad de usar podcasts, pero, la verdad, lo veo muy difícil al principio, sobre todo si estás comenzando y no tienes apenas autoridad.

Y, al menos, desde mi punto de vista, no me veo consumiendo un podcast de alguien que acabo de conocer, pero quizás dependa del comportamiento individual.

También puedes valorar la opción de abrir un canal de youtube para ir ganando autoridad y posicionamiento y complementarlo con el resto de contenidos que crees.

Obviamente, no vas a poder integrarlos todos a tu estrategia de contenidos si estás empezando y trabajas solo, lo normal es que tengas presencia en redes sociales donde se encuentra tu público objetivo, que tengas un blog (esencial porque hoy en día Google se ha convertido en un buscador de soluciones) y un lead magnet para poder llevar a cabo una estrategia de email marketing.

  • MOFU (Middle of the Funnel)

En esta etapa tu buyer persona ya te conoce y muestra interés en lo que le estás contando.

Por supuesto, muchos otros usuarios habrán abandonado el embudo anteriormente. Quizás alguien visitó tu blog, leyó un par de líneas de tu artículo y se fue.

Esta es la etapa donde ya te conocen y puedes ofrecer algo a cambio. En esta etapa, tú también recibes. En concreto, el correo electrónico.

Es la etapa del tráfico templado, que, como ya sabes, es el tráfico que ya conoce tus contenidos, que sabe a lo que te dedicas, que te tiene en mente, pero que aún no te ha comprado.

Como decía, en esta etapa puedes ofrecer a cambio del contacto de tu potencial cliente, un lead magnet. Puede ser una guía, una plantilla, un software con un período de prueba de 15 a 30 días o incluso descuentos para incentivar la compra.

Si volvemos al ejemplo de Freshly Cosmetics, al terminar el artículo de su blog puedes adquirir un descuento gratuito del 15% sólo por dejar tus datos de contacto.

 

 

 

Si te ha convencido lo suficiente, clicarás y usarás el descuento al minuto. En este caso ya serás tráfico caliente.

Si te ha parecido bueno el artículo pero no estás preparado para la compra, dejarás tu correo para usar el descuento en otra ocasión, pero ya te habrás convertido en tráfico templado.

En ambos casos, ya estarás registrado en su base de datos y comenzará una campaña de email marketing y retargeting que hará que siempre tengas presente a Freshly Cosmetics y que, cuando estés preparado para dar el paso y comprar, recuerdes a esta marca.

Y, en caso de que hayas visitado la página para dejar tu contacto y no lo hayas hecho, seguramente Freshly preparará campañas de retargeting apareciendo en todas tus redes sociales recordándote que puedes aprovechar un descuento del 15%.

 

  • BOFU (Bottom of the Funnel)

Y por fin llegamos a la última etapa, la razón por la que hemos pasado a nuestro cliente potencial a través de todas las etapas anteriores.

Es el momento de la decisión, es el momento donde el cliente potencial está dispuesto a sacar su dinero y a comprar.

Pero ojo, no tiene por qué comprarte a ti, también puede hacerlo a la competencia.

Porque, obviamente, tú no  eres la única persona en el marketing digital que monta embudos de  venta.

El tipo de contenido que debes preparar en esta parte del embudo de ventas es el contenido que está destinado a disipar dudas, dar garantías, testimonios, mostrar casos de éxito y demás razones que permitan al cliente potencial decantarse por tu producto.

Para esto puedes preparar una landing page específica para la venta, o incluso, una campaña de email marketing dirigida a este fin.

 

 

 

 

La landing page de Freshly está repleta de razones para comprar su producto: desde la descripción (pone especial énfasis en sus componentes naturales).

 

 

 

 

También indica en cuánto tiempo se verán los efectos del sérum.

 

 

Por último, añade las valoraciones de los usuarios e incluye comentarios, con nombre y fecha.

Y, una vez que el cliente adquiere el producto, pensarás que el embudo de ventas acaba ahí.

Pues no.

Una vez que tu cliente ha adquirido tu producto, el embudo no se acaba. Lo que es ahora un cliente que te ha comprado una vez, debe  convertirse en un cliente recurrente. 

Eso sí, será mucho más fácil que alguien que ya te ha comprado vuelva a comprarte: ya te conoce, conoce tus garantías y representas una autoridad para esa persona.

Y después de conocer todo lo que te brinda un embudo de ventas, cuáles son sus elementos y conoces las distintas temperaturas del tráfico, y qué tipo de contenido se brinda en cada parte, sólo te diré una cosa:

No quiero volver a ver que haces un amago de venta en una publicación orgánica de una red social. 

¿Ya has usado los embudos de ventas? ¿Qué canales usas? ¿Funciona tu estrategia?

Sin comentarios :(

¿Te gustó? ¿Te ha inspirado? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Share This

¡Hola! ¿Aceptas mis cookies? Gracias a ellas, tus anuncios en Google pueden ser más efectivos. ¿A que ahora las aceptas de buena gana? Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar